01 septiembre 2007

Ejercer el diseño, es ante que nada un acto de comunicación.

Generalmente se cree que la formación de un diseñador gráfico consiste, nada más que en el aprendizaje de ciertas técnicas de dibujo e ilustración, y que todo se resuelve mágicamente a través del conocimiento y práctica de las mismas. Otros piensan que lo que tienen que saber quienes intenten comenzar esta profesión es armar bien un aviso. Que el resto se aprende al lado de un creativo o mirando el último anuario de gráfica, o simplemente haciendo lo que el cliente quiere.

Las Universidades o escuelas que enseñan Diseño Grafico han creado una suerte de práctica académica que aburre a los alumnos y lo más grave no los prepara con ninguna herramienta sólida de trabajo. Esta irrealidad en lo educativo es muy notable en el plano laboral, cuando un egresado con el titulo de Diseñador Gráfico comienza a moverse en el medio y se encuentra desprovisto de fundamento, practica y (en algunos casos) conocimientos.
Tenemos que tener en cuenta que el cliente que entra a la oficina del Diseñador Gráfico no encarga un trabajo práctico académico, ni un producto lindo o técnico, en realidad lo que encarga es un diseño de Éxito que cumpla con sus expectativas. En el proceso de resolver este problema el Diseñador no sólo interviene como creador o administrador de los efectos gráficos, sino que también debe tener en cuenta lo que el cliente (emisor) quiere trasmitir, las características socioculturales del público (receptor) y los medios técnicos y físicos que permiten su emisión.
Dicho esto si nos planteamos, elementalmente, que en todo proceso comunicacional el diseñador ocupa un lugar entre el emisor propiamente dicho (cliente) y el receptor (público), vemos que esta mediando en dicho proceso. De esto se desprende que la función fundamental del diseñador es cargar de intencionalidad el mensaje que intenta transmitir y consolidar la idea en la mente del usuario.
No basta diseñar la idea y el mensaje (sobre todo en estos momentos de tremenda oferta informativa) sino que hace falta concretar un trabajo creador que acerque al diseñador y al receptor al terreno de lo sensitivo. De esta manera el conocimiento relativo al dominio de instrumento y técnica no es un fin en si mismo, sino un medio que le permita resolver los objetivos comunicacionales del emisor.
El Diseño Grafico sigue evolucionando, y ha aportado grandes descubrimientos como los resultados de psicología formal (leyes de gestalt), la creación de metodologías de diagramación entre otros pero como diría Milton Glaser "Un diseñador grafico es un plástico que ha profundizado en los terrenos de la semiótica, el diseño tipográfico y el manejo del espacio con elementos bidimensionales". De esta manera el diseñador-plastico descubrirá la personalidad y por supuesto el mensaje del producto o servicio que comunica a sus potenciales beneficiarios entendiendo a ese mensaje como algo mucho mas que racional, hasta diríamos que es sensorial.
Sintetizando, el diseñador gráfico no es exclusivamente un virtuoso en el manejo de la técnica de representación. Sino que es un individuo que utiliza la intuición, los significados y los canales más apropiados a efectos de construir los símbolos mas efectivos para construir un mensaje. Así, en esta tarea se expresa el sentido de su trabajo creador.

No hay comentarios: