05 julio 2010

Legibilidad

Existen muchos factores que influyen en la “legibilidad”, gran parte de ellos son cuestiones de sentido común, otros de criterio, experiencia e intuición, muchos dependen de una serie de factores interrelacionados, algunos de los cuales no pueden ser controlados por el diseñador; y, por último, la legibilidad de cualquier impresión dependerá, sobre todo, de la calidad, superficie y color del papel empleado por el impresor y el modo de tratar el texto. Las tres reglas para la legibilidad por Ruari MacLean se las pueden considerar como “reglas empíricas”; sin embargo, es preciso hacer dos apreciaciones.

1- En primer lugar, la legibilidad no es siempre una exigencia primaria de la impresión. La legibilidad, en el sentido estricto del término, tal vez no sea tan importante como la notoriedad o la reconocibilidad. Para esto pueden emplearse diversos métodos, que aparentemente hacen la impresión menos legible, por ejemplo, se puede imprimir de arriba abajo, o en blanco sobre negro, o seguir cualquier otro procedimiento de distorsione la impresión.

En segundo lugar, citando a Francis Meynell: “Por legibilidad entiendo una observación correcta de todos los infinitos detalles del principio de orden y convencionalismo que constituye la base de la comunicación escrita. La impresión es el vehículo; la legibilidad es el engranaje bien lubricado que permite girar fácilmente a las ruedas del sentido.” 
La diferencia entre ambos significados debe quedar bien definida en todos los libros sobre diseño. 

No hay comentarios: